12 junio 2017

Veolia adjudicataria de la obra de la Clínica Ubarmin

La nueva sala de calderas de gas de Ubarmin (CHN-D) permitirá un ahorro anual de 120.000 euros en gasto energético y reducirá un 40% las emisiones de CO2.

ubarmin
La solución implantada ha consistido en la sustitución de la antigua sala de calderas de gasóleo y sus colectores de distribución asociados por una instalación de seis calderas de gas natural. Las obras comenzaron en octubre de 2016 y finalizarán este mes, si bien cuatro de las calderas ya entraron en funcionamiento el pasado mes de marzo. 

El objetivo de la reforma ha sido mejorar la eficiencia energética de las instalaciones de producción y distribución de energía térmica en la clínica Ubarmin y obtener un ahorro económico en los costes producción de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS). El proyecto forma parte del Plan de Ahorro y Eficiencia Energético del Servicio Navarro de Salud y el plan de mejora continua de las instalaciones del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN).

La obra ha supuesto pasar de dos calderas de gasóleo con una potencia total de 3.200 kilovatios a seis de gas de 600 Kw cada una, con una potencia total de 3.600 Kw. Este fraccionamiento de potencia supone una mejora del rendimiento, ya que permite adaptarse en mayor medida a la demanda, y garantiza además la seguridad del servicio ante posibles averías (en épocas de gran demanda, si se estropea una caldera, las restantes podrán asumir este trabajo). Hasta ahora, la producción de energía térmica en la clínica Ubarmin se realizaba en un 80% a través de dos calderas de gasóleo no modulantes, de 28 años de antigüedad, que daban servicio a un único colector desde el cual se distribuía el calor necesario para alimentar los circuitos de calefacción y agua caliente sanitaria. El 20% de la energía restante se obtenía a través del sistema de geotermia con el que cuenta el hospital, una instalación de aprovechamiento energético del calor que se acumula bajo tierra que ha quedado integrada en la reforma y cuyo uso sigue siendo prioritario, por tratarse de una energía limpia.

Veolia resultó adjudicataria de la obra de acondicionamiento de la sala de calderas existente y de la sustitución de las antiguas calderas. Las actuaciones más relevantes han sido la instalación de tres grupos térmicos de gas de la marca De Dietrich modelo C630-1300EO, cada uno de los cuales está formado por dos calderas de condensación de alto rendimiento energético Clase A y Clase 5 de NOx. Además, se ha separado la producción de agua caliente sanitaria de la de calefacción, con objeto de obtener ahorros en consumos. También se han instalado nuevas bombas dobles equipadas con variadores de velocidad, colectores, válvulas y tuberías de distribución de los circuitos de calefacción y refrigeración.